Ultra running gluten free: historia de un celiaco

Estamos en un largo camino lleno de bifurcaciones, de subidas imposibles y de bajadas vertiginosas, de angosturas y de ensanches. Hay quien se siente más cómodo conduciendo el coche por autopista, por rectas interminables y con velocidad constante. Sin sobresaltos. Y hay quien prefiere conducir por carreteras secundarias, llenas de cambios de rasante, tortuosas en ocasiones, pero que descubren lugares de ensueño y constantemente ponen a prueba las propias capacidades. Correr por la montaña es conducir por carreteras de segundo orden. Y las dificultades están para superarse, sin más. Como la celiaquía.

image6

Ignasi Vilà inició su vida deportiva en el mundo del fútbol, aunque a una edad muy temprana descubrió que el hecho de correr para poder jugar la pelota no era lo que más le gustaba. A los 16 años decidió iniciarse en el mundo de los deportes de montaña (bicicleta, senderismo, esquí de montaña…). Curiosamente, su principal actividad deportiva actual es correr, aunque eso sí, por montaña y no detrás de una pelota. Ignasi se ha criado en Arbúcies, al pie de Montseny, lo que ha dado la oportunidad de tener un entorno excepcional donde entrenar.

“Correr es quizás una manera de expresar mi libertad y de refugiarme del estrés acumulado del día. Si veo un lugar atractivo me paro y lo disfruto. La constancia nos hace llegar al destino marcado” – explica Ignasi.

Ignasi comenzó a correr en las carreras populares, sumando poco a poco más km a los objetivos: 24 h de Llançà (84 km), Núria-Berga (97 km), Cavalls del Vent (85 km), TransGranCanaria (123 km), Transvulcania (79 km), Emmona (106 km), Volta Cerdanya (87 km), UTMB (168 km),…, unos cuantos maratones y numerosas carreras cortas, muy útiles en la preparación para objetivos más ambiciosos. Muchos kilómetros y mucho desnivel acumulado.

 

“Competir me sirve para evaluarme física y mentalmente. Es útil para conocer nuevos lugares y rutas. Los controles y avituallamientos son puntos de ayuda externa que, en ocasiones, van muy bien. En estos momentos me apetece parar un poco, quizás participar en alguna carrera concreta. Quiero reemprender la actividad más clásica de montaña, pues en las carreras organizadas, debido a la ayuda externa, se ha perdido un poco el espíritu de la aventura…” – responde Ignasi al preguntarle por la competición y sus futuros proyectos.

image4

 

Ignasi y la enfermedad celiaca

Desde hacía dos años Ignasi no estaba a gusto. Con cierta frecuencia tenia molestias: hinchazón y gases en el vientre, a veces dolor, diarrea, malestar general. A Ignasi le conocí en mi consulta. Vino a verme debido a que quería organizar su alimentación para mantener y mejorar su rendimiento deportivo.  No se encontraba en su mejor momento. Entonces me explicó que tenía algún problema digestivo y que sospechaba desde hacía meses que podía tener intolerancia a algún alimento, posiblemente al glúten. Su médico así se lo había comentado. Pensamos en que sus problemas digestivos pudieran tener otro posible origen. Hablamos de los lácteos pero pronto descartamos el tema. Después de la biopsia y otras muchas pruebas le fue diagnosticada la enfermedad celiaca, o intolernacia al gluten.

Unknownimages-2images-1

 

Como en cualquier proceso de pérdida, se desencadena primero la negación (“no me puede estar pasando a mi!), después el enfado (“vaya putada, qué habré echo mal para que me pase esto!) la negociación (voy a poner todo lo que pueda para solucionar mi problema!) y por último la aceptación (no me compadezco, me reconcilio conmigo mismo y busco soluciones a mi nueva condición).

Lo primero que hizo Ignasi fue buscar información en Internet. Eso se convirtió en una locura, por el volumen de información que hay en la red, sobre celiaquía o sobre cualquier tema de salud que busquemos. Se puso en contacto con una asociación de celiacos. En el ámbito deportivo es más complicado que pueda asesorarte algún experto. La dieta del deportista se fundamenta en los carbohidratos, y su principal fuente está en los farináceos, donde el trigo tiene un papel preponderante. ¿Qué seria del deportista sin la pasta? Pues seguir siendo un deportista. Se puede vivir sin ella y tener un rendimiento deportivo óptimo. El maíz y el arroz ( entre otros alimentos) son unas formidables fuentes de carbohidratos que pueden ocupar un lugar principal en las raciones alimenticias de los celiacos.

El tema de los avituallamientos puede ser un handycap. Pero todo es cuestión de organizarse y actuar con conocimiento. Ignasi ahora está buscando una asociación de deportistas celiacos para poder compartir experiencias. Los diabéticos sí tiene que tienen diversas asociaciones deportivas, que realizan una tarea encomiable. Podéis leer la entrevista que le hice a David Martín, corredor de montaña diabético, pinchando aquí. Los celiacos son un colectivo que no disponen (que yo sepa, a nivel de Catalunya) de ninguna asociación deportiva que ofrezca información y facilite el contacto entre personas afectadas por la intolerancia al gluten. Quizás después de leer este post alguien se anima a organizarse!

336468_2288479945176_1562995084_o

¿Qué es la enfermedad celiaca?  

El organismo se muestra intolerante a las proteínas que forman el gluten (gluteinas y glidinas), activándose una serie de mecanismos inmunológicos que actúan contra la propia mucosa intestinal, desencadenando toda una sintomatología digestiva (hinchazón, gases, diarrea, etc…) y deteriorándola de tal manera que puede dejar de ser funcional y provocar ciertas carencias nutricionales. Por otro lado, puede dificultar el normal crecimiento en niños, y provocar un descenso del rendimiento físico en adultos, entre otros problemas.

El diagnóstico de celiaquía debe realizarlo exclusivamente un médico especialista. Se considera una prueba diagnóstica definitiva una biopsia intestinal, en la que se analiza la mucosa que recubre el interior del intestino.

El tratamiento fundamental de la celiaquía consiste en la exclusión total del gluten de la dieta del celiaco.

En España, estos últimos años ha habido un giro importante en la vida de los celiacos. Cada vez se encuentran más alimentos procesados o elaborados sin gluten. La legislación ayuda a que la información sobre el contenido en gluten de los alimentos sea más clara. Se hace más fácil comer sin presencia de esta proteína. La educación nutricional que realizan asociaciones de enfermos y centros de salud es básica para que la vida de una persona celiaca sea plena y fácil. Una vida absolutamente normal, pero “gluten free”.

“Sobre el estilo de alimentación que seguir me asesoró una experta en dietética que me ayudó a organizarme la dieta. No tuve que cambiar tantas cosas. Ahora, con la exclusión del gluten de mi alimentación, funciono como un reloj suizo” – explica Ignasi con entusiasmo.

“Si compro algún suplemento, me aseguro de que sea gluten free. Con la ayuda de mi dietista de cabecera, he aprendido a elaborarme mis propias vituallas de carrera. No es nada difícil hacerse uno mismo barritas energéticas, con o sin gluten. Los avituallamientos son otro tema. No puedo estar leyendo la etiqueta o preguntando (en muchos casos tampoco sabrían la respuesta…) de todo lo que se ofrece en ellos. Lo mejor es llevar encima mis vituallas o contar con la ayuda de alguien que me pueda esperar en algún control con alimentos aptos para mi” – Ignasi organiza así sus competiciones.

image3

La dieta habitual de Ignasi consiste en:

> 05:30 h – cereales (sin gluten) y café

> 10:00 h – bocadillo (pan sin gluten) de jamón

> 11:00 h – pieza de fruta

> 14:30 h – ensalada, legumbre con arroz integral y verduras, y una fruta

> 16:00 h – Entreno y merienda: a) correr unos 20 km por el Montseny, corriendo: fruta o tortita de maíz en alguna parada. b) ejercicios específicos: pan (sin gluten y Nutella)

> 21:00 h – gazpacho, pescado al horno con arroz integral, un yogurt

> 22:30 h – a dormir (previamente hay un poco de lectura)

La asesora dietética que  guía a Ignasi en su devenir “gluten free” es Mònica Boqueta, que también corre por montaña, una profesional de la nutrición deportiva que trabaja junto a Astrid Barqué, educadora, en el centro VitamPleni. Es importante que alguien que asesore en salud sepa de lo habla en profundidad, desde el conocimiento y si puede ser, desde la experiencia. Hacen un buen tándem.

“Mi rendimiento deportivo no está afectado por la condición de celiaco. Ahora cuido más la alimentación (en términos generales) que antes del diagnóstico. Hablé del tema con Seb Cheigneau y con Zigor Iturrieta, en Chamonix, que parece ser tienen ciertas molestias con el gluten (pero no son celiacos) y comen casi como yo. Me encuentro muy bien.”– comenta Ignasi.

Cuando alguien tiene un problema, lo mejor que puede hacer es hablar de él con alguien que pueda tener suficiente empatía y experiencia para echarnos una mano. Ignasi habla de su condición con Anna Cornet, una deportista excepcional, también celiaca, especialista en esquí de montaña y seleccionada en varias ocasiones para representar tanto a Catalunya como España en competiciones internacionales. El alto rendimiento deportivo y la celiaquía no estan reñidos.

“A Kilian Jornet no le hace falta hacer dieta: coma bien, mal o peor, no hay quien le siga” – En El Piscolabis entrevistamos a Kilian Jornet para conocer sus hábitos alimentarios. Si quieres leer la entrevista, puedes clicar aquí.

Las carreras de montaña son tan competitivas como solidarias. Los que participamos en ellas lo sabemos. Eso las engrandece. Ignasi participaba en la ultra Volta a la Cerdanya. Hacía poco que le habían diagnosticado la celiaquía. No pudo comentar nada a la organización sobre su condición, para que en los avituallamientos lo tuvieran en cuenta y le ayudaran. Mònica Boqueta, su asesora dietética, le presento a una corredora diabética, Judith Franch, que ese día no participaba en la prueba por estar lesionada. Judith, en los controles a los que pudo acceder, le proporcionó a Ignasi bocadillos con pan sin gluten. Posteriormente, Judith le mostró a Ignasi una de las zonas más bonitas para correr, los alrededores del Pedraforca. El inicio de una bonita amistad.

image2

  1. Jessica

    Yo soy deportista celiaca también! Soy corredora de 20 años, y del Reino Unido (donde los productos sin gluten son más difundidos) pero ahora vivo en España y es tan difícil encontrar comida para darme la energía necesaria. Ojala que sea alguna organización de deportistas celiacos… Quizás si mucha gente dejan comentarios aquí, ¡podremos empezar algo!

    Me gusta

    • No deberías tener demasiados problema para seguir una buena alimentación adaptada a tus necesidades de deportista y tu condición de celíaca.
      Aún sin tener una gran variedad de productos elaborados gluten free, hay infinidad de alimentos aptos para ti que puedes incorporar en tu dieta.
      Veo que hay necesidad de información por parte del colectivo de deportistas celíacos. Me han llegado más voces al respecto. Como bien sugieres, si que puede ser interesante crear algún tipo de asociación…

      Saludos, Jessica!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: