Cambio de hábitos: objetivo SMART

Preparados, listos,…., ¡¡ya!!  Vamos a ganar en salud

¿Preparado para el cambio? En general, un cambio de hábitos o de conducta es posible si se realiza de forma gradual y escalonada. No todas las personas estan preparadas para cambiar de hábitos por si solas. La mayoría necesita de ayuda externa para intervenir sobre las conductas poco saludables. Estas intervenciones para cambiar de hábitos deben adaptarse a nuestra realidad y darnos una información relevante y clara sobre el problema que queremos solucionar.

¿Dispuesto para el cambio?  No todo el mundo tiene la misma escala de valores. La salud puede ocupar un lugar diferente según cada persona. Para lograr un cambio de conducta, se debe creer firmemente que el comportamiento seguido hasta el momento tiene un riesgo real para la salud, que el riesgo es potencialmente grave y que los beneficios de tomar medidas al respecto superan el posible coste. Factores tales como las normas e ideales sociales, así como la actitud de amigos y familiares, también pueden influir en la disposición de una persona a cambiar de conducta.

¿Capaz de efectuar el cambio? El miedo al fracaso puede ser un obstáculo en un cambio de hábitos. Los profesionales de la salud y el deporte desempeñan un importante papel de ayuda a las personas que desean cambiar de hábitos, dando confianza y ofreciendo una retroalimentación positiva (refuerzo), y proporcionando los recursos y enseñando las habilidades necesarias para el éxito.

El establecimiento de metas y planes de acción puede ayudar a muchas personas a mejorar aspectos fundamentales de su salud, como son su dieta y su condición física. La ayuda de profesionales cualificados es fundamental para conseguir el objetivo. El establecimiento de planes de acción que tengan gran probabilidad de éxito es una buena estrategia, ya que al conseguir el objetivo en poco tiempo, hacen aumentar la autoestima y la motivación, favoreciendo y posibilitando que se puedan alcanzar objetivos más ambiciosos.
 cambiar-de-habitosUn objetivo SMART es,

– Specific: específico

– Measurable: medible

– Achievable: realizable

– Relevant: relevante

– Timeframed: acotado en el tiempo

 

Un ejemplo de objetivo SMART puede ser perder 3 kg de peso corporal en un mes,

– Specific: la pérdida de peso

– Measurable: con una báscula se puede cuantificar

– Achievable: no es una “misión imposible”, 3 kg en un més es factible de perder

– Relevant: sobre un objetivo final de perder 10 kg, perder 3 kg supone un 30%. ¡Nada desdeñable!

– Timeframed: en un mes.

Si queremos modificar algún hábito que consideramos poco saludable, merece la pena plantearse previamente una estrategia. Y si es necesario, dejémonos asesorar por expertos que nos ayuden a la hora de marcar los objetivos y que nos proporcionen herramientas útiles para modificar dichos hábitos.

Un Comentario

  1. Pingback: Enrique Dans: el gran experto TIC-saludable | El Piscolabis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: