Alzheimer y alimentación

La doctora Mercè Boada es referente mundial en lo concerniente a la enfermedad de Alzheimer. A través de la Fundació ACE, entidad que fundó y de la que es directora médica, trabaja incansablemente desde hace ya unas décadas, como si de una carrera de fondo se tratara, en el ambicioso objetivo de que el Alzheimer sea una enfermedad neurológica curable, o en todo caso, lo menos degenerativa posible.

La alimentación es un condicionante importante para que muchas enfermedades se acaben desarrollando o no, es decir, actúa como detonante o factor de protección. En muchas de ellas, mantener un buen estado nutricional y una relación adecuada con la alimentación proporciona una buena calidad de vida, de la que tampoco podemos olvidarnos. Los enfermos son (somos), ante todo, personas.

En esta entrevista, la científica y humanista Mercè Boada nos explica en qué puntos convergen la alimentación y la enfermedad del Alzheimer.


MB_flap (4).jpg

La doctora Mercè Boada, neuróloga y experta en la enfermedad de Alzheimer. Directora médica de Fundació ACE. Foto cedida por Fundació ACE.


 

¿Por qué la enfermedad de Alzheimer y no otro problema neurológico? ¿Qué te
atrae de esta devastadora enfermedad incurable?

Antes de trabajar en Alzheimer mi especialidad era tratar tumores cerebrales en el Hospital de la Vall d’Hebron, en Barcelona. En esa época la esperanza de vida era bastante inferior a la actual y los tratamientos invasivos y caros.

Además de tumores solía hacer visitas a domicilio a personas sin recursos en los barrios más desfavorecidos de Barcelona. Ahí fue cuando me di cuenta de que existe un gran drama: hemos abandonado a la gente mayor. La mayoría de las personas a las que veía eran personas mayores con patologías derivadas de que nadie les había diagnosticado demencia porque apenas podían salir de casa.

Personas que vivían con heridas infectadas porque no recordaban desinfectarse o seguir las pautas de medicación. Aquello me conmovió profundamente. Así que me fui a otro campo, el de otra enfermedad imposible: el Alzheimer.

Me gusta pensar que mi legado es este: que he trabajado con todas mis fuerzas por no abandonar a nadie. Que he promovido investigación, asistencia de calidad, que he trabajado por darles a las personas con Alzheimer dignidad, ya que todavía no puedo darles la cura.

Como médico es una de las cosas más duras. La gente va a tu consulta y te pide que la cures. Y no puedo, todavía no podemos curar.

Pero sigo. Llevo más de 30 años y sigo. Es lo menos que puedo hacer para cumplir con las personas que han depositado su confianza en mí y que tienen la esperanza de ganarle la batalla al Alzheimer.

Me reconforta saber que mi trabajo comienza a dar frutos y que tengo motivos para pensar que vamos por buen camino. Hoy no tiene cura pero confío. Estoy segura que en un futuro la tendrá.

Enfermedad de Alzheimer y alimentación, ¿cómo conviven el deterioro cognitivo
y una necesidad vital como es comer?

Conviven magníficamente si -y es un gran “si”- apoyamos debidamente a la persona afectada; es decir, si le acompañamos tanto en el proceso de cocinar como en la propia acción de comer.

El truco está en poner a su alcance recursos que lo conviertan en algo agradable, en proponerle platos con color, olor y forma o en alimentos que le gusten y le nutran. Por ejemplo, compartir una comida con otros, eso que es tan mediterráneo, hace que comamos mejor y es un factor crucial para mantener socialmente activa a la persona afectada.

¿En qué nos puede ayudar la nutrición para prevenir la enfermedad de
Alzheimer?

La dieta afecta de forma clarísima al funcionamiento del cerebro y también a cómo
envejece, comer variado y saludable es uno de los hábitos que promovemos como
estrategia preventiva para la pérdida de cognición durante el envejecimiento.

Por ejemplo, ya hay estudios que comprueban que las dietas que incorporan frutos
secos, verduras, pescado, se asocian a personas mayores con menos deterioro
cognitivo y mejor memoria.

¿Un cerebro bien nutrido afronta mejor y ralentiza el avance de la enfermedad de
Alzheimer?

¡Por supuesto! Si me permites la analogía, los nutrientes (la alimentación) es nuestro tratamiento diario. Uno que hacemos toda la vida sí, pero tratamiento, al fin y al cabo.

El cerebro es un órgano graso. Necesita grasas para funcionar.

Además, no sólo eso: para realizar el proceso de sinapsis, que es como llamamos a
cuando una neurona conecta con otra, necesitamos proteínas. Estar bien nutrido es
imprescindible para proteger nuestro cerebro.

¿En qué afecta la enfermedad de Alzheimer al aparato digestivo, y, por ende, al
estado nutricional?

El Alzheimer no afecta al sistema digestivo. Afecta al tránsito, a la salivación, a la
deglución, en fases avanzadas.

¿Qué ocurre? Que sí que hay síntomas del Alzheimer que acaban provocando una situación de malnutrición si la persona afectada no está bien acompañada. Síntomas como la apatía, que hace que dejen de sentir interés por la comida. Incluso es frecuente que las personas con demencia no detecten la sensación de saciedad al comer o beber.

Si resulta que llego a desarrollar la enfermedad de Alzheimer de aquí a un tiempo, ¿dejaría de disfrutar de lo que como?

En parte sí. Los sabores te parecerán más anodinos, seguramente desarrollarás escrúpulos por cosas que antes te gustaban y sin embargo empiecen a gustarte cosas que antes no.

Por eso es crucial jugar con el olor, con el sabor, con el color de los platos para las personas con Alzheimer: comen con los 5 sentidos. Eso les facilitará una correcta nutrición.

Evocar situaciones y personas del pasado gracias a sabores, olores, texturas, a
través de la alimentación y con un tipo de cocina adecuada, ¿qué significación y
beneficio puede tener para un enfermo de Alzheimer?

Normalmente los olores o sabores evocan recuerdos muy significativos por su componente emocional, como son los recuerdos de la infancia, los cuales brindan felicidad, bienestar y sobre todo dignidad a la persona afectada por el Alzheimer. Se ha visto que la estimulación de la percepción sensorial podría retardar la pérdida de olfato y gusto de estas personas, además de que el sabor y el olor de algunos platos ayudan a los afectados a ralentizar esta enfermedad.

¿Puedes darnos esperanzas sobre la curación de la enfermedad de Alzheimer?
Arriésgate, viendo cómo evoluciona su estudio y los recursos que se le dedican,
¿para cuándo?

Soy optimista cuando se me pregunta sobre el futuro del Alzheimer. Hay mucha gente y muy buena trabajando en ello. Ahora mismo, tenemos en marcha un buen número de estudios, proyectos y ensayos clínicos que podrían darnos la clave para encontrar una solución. Por ello, tengo la vista puesta en el año 2021 en que seguramente tendremos resultados prometedores.

La cantidad de talento invertido, la generosidad y la apuesta económica que se ha hecho por el Alzheimer (a pesar de ser exageradamente inferior a la de otras enfermedades) no puede caer en saco roto.

La mielina, el metabolismo energético, la acetilcolina…, ¿cuál es el problema
originario más plausible para que el cerebro se deteriore en la enfermedad de
Alzheimer?

Hay diferentes hipótesis respecto al factor determinante que produce la enfermedad del Alzheimer. Es una enfermedad compleja, hay múltiples factores que intervienen en su desarrollo. Todavía nos queda mucho camino por recorrer. Pero sí que sabemos que la dieta y el estilo de vida es determinante para retrasarla o “prevenirla” de alguna manera.

Yo las llamo las cinco reglas de oro: 1) dieta equilibrada, si es posible, mediterránea. 2) Mantener activo mi cuerpo. 3) Mantener bajo control factores de riesgo vasculares: tensión, colesterol, azúcar, etc. 4) Mantener mi cabeza ocupada: aprender cosas nuevas, leer… Y la última, 5) mantenerme en contacto con la gente que aprecio, es decir, mantenerme activa socialmente. En resumen, comer bien y vivir bien.

Háblanos de tu libro: Cuinant la memòria

¡Ojalá tuviera tiempo para escribirlo! Esto es un recetario, como aquel que escribían a
mano nuestras abuelas. Hemos colaborado estrechamente con Fundació Catalunya La Pedrera y Fundación Alicia para crear un recetario muy fácil de seguir y muy didáctico. Todas las recetas se estructuran en tres pasos y luego hay algún consejo del chef para matrícula.

¿A quién va destinado? A esas personas que son diagnosticadas de Deterioro Cognitivo Leve (DCL), es decir, de lo que suele ser la fase previa al Alzheimer. Su objetivo está muy claro e iba en la línea de lo que comentábamos antes: hacer la cocina accesible a las personas cuya cognición está empeorando. Poner las cosas fáciles. Tres pasos y la lista de la compra para elaborar esa receta. Recetas que son, por supuesto, coloridas, nutricionalmente completas y variadas.

Comemos con los 5 sentidos y las personas con Alzheimer también. Al final de eso se trata, ¿no? Al menos en mi caso. De trabajar por y para las personas con Alzheimer. Pienso en su futuro y deseo que mis nietos crezcan en una sociedad consciente de que debemos cuidar, de que debemos invertir en investigación para poder curarlo. Una sociedad en la que no olvidemos a quienes deberían ser inolvidables…

Hoy por hoy, todos lo somos. Los inolvidables son ellos, las personas afectadas con Alzheimer hoy, y sus cuidadores. Que, en silencio, llevan la carga de una enfermedad dura como pocas. Que prestan su tiempo y se ponen en manos de los médicos y de los científicos, con la generosidad consciente de que, aunque ellos no verán la cura, tal vez sus nietos sí.

Mercè Boada Rovira
Directora médica de Fundació ACE

Entrevista realizada en junio de 2019. Àlex Pérez. @elPiscolabis

COCINANDO LA MEMORIA. ¡RECETAS PARA QUE NO SE NOS VAYA LA OLLA!

Recetario dirigido a personas con funciones cognitivas más o menos afectadas, como herramienta para facilitar que sigan cocinando de manera autónoma en su día a día, con alimentos buenos, sanos y sencillos de preparar, adaptados a sus necesidades, creado por la Fundación Catalunya La Pedrera, con la colaboración de la Fundación ACE y la Fundación Alícia. Los diferentes platos están hechos con alimentos neuroprotectores y pensados para que a lo largo de la semana se puedan escoger combinaciones diferentes y se asegure que las comidas contienen todos los grupos de alimentos para ser saludables

phpThumb_generated_thumbnailjpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: