El caganer

La Navidad es la fiesta cristiana que conmemora el nacimiento de Jesús, profeta e hijo de Díos en este mundo, según dicha creencia. De hecho, Jesús aparece también como profeta en la religión judía y en la musulmana. Se trata de la figura inter-religiosa más importante de las principales creencias monoteístas.

El origen de esta festividad se relaciona con la celebración pagana del solsticio de invierno, el Sol Invictus, a partir del cual el día empieza a alargarse y la noche a acortarse. Como ocurre con todas las religiones, el cristianismo ha adoptado ritos y símbolos de creencias anteriores.

La Navidad tiene diferentes formas de celebración según donde se celebre. Hoy en día se ha convertido en una fiesta social y familiar, yendo más allá de la significación religiosa original. Y como en muchísimas celebraciones, la gastronomía es un elemento más que conforma su ritual. Pero no hablaremos de alimentación.

Una de las costumbres más arraigadas en nuestro país es la recreación, utilizando unas miniaturas más o menos elaboradas, del nacimiento de Jesús. Pesebre o Belén, así lo denominamos. Barro, cerámica, plástico, resina, madera o inimaginables materiales son utilizados por la artesanía, la industria o el DIY (do it youself-hazlo tú mismo) para fabricar los personajes y sus complementos, y así reconstruir el idealizado escenario en el que se representa el alumbramiento.

José, María y el niño Jesús son los absolutos protagonistas, acompañados de una mula y un buey, y una estrella que señala e ilumina el evento. A partir de estos elementos básicos se añaden todo tipo de personajes, que tienden a representar el catálogo de especialidades impartidas en una escuela de artes y oficios o de capacitación agraria: costureras, tejedores, lavanderas, carboneros, pastores, leñadores, hortelanos…, incluso soldados o serenos. Los niños se suelen encargar de incorporar el toque más actual y fresco, añadiendo alguna figurita de lego o click a la representación.

En Catalunya contamos con la participación de un personaje muy especial, el caganer (cagón), que en los últimos años ha adquirido un gran protagonismo. De ser un personaje secundario, ha pasado a principal, e incluso empieza a tener un papel protagonista. Originalmente se trataba de un individuo ataviado como pastor o agricultor, en cuclillas, con los pantalones bajados hasta los tobillos o con la túnica arremangada, explícitamente defecando. Las heces depositadas en el suelo forman parte del conjunto escultórico.

El caganer era una figura del belén que despertaba gran simpatía, sobre todo entre los niños de la casa, por lo irreverente que resultaba su presencia en un entorno tan espiritualmente correcto. Supongo que entre los mayores, aunque no se pronunciaran al respecto, también despertaba caía bien, aunque fuera un personaje políticamente incorrecto. Hoy en día no puede faltar un caganer en ningún belén navideño.


elpiscolabis_elcaganer2

¿Grotesco? Sí. ¿Popular? También.


Hay que buscar una explicación sociológica a la popularidad del caganer. No está bien visto hablar abiertamente de defecar, se considera desagradable y de mal gusto, pero es acto fisiológico que todos hacemos habitualmente, una vez al día de promedio si no se padece estreñimiento.

Mediante dicho acto expulsamos del cuerpo aquella materia orgánica proveniente de la alimentación que nuestro aparato digestivo no ha sido capaz de digerir y absorber para aprovechar sus nutrientes. Por eso el caganer debería considerarse como el símbolo máximo del reciclaje, del aprovechamiento de aquello que ya no nos es útil. Las heces pasan a reincorporarse en el medio natural, abonando generosamente la tierra para que la huerta propicie unos productos lozanos y nutritivos.

En los últimos años, el caganer representa un símbolo de aceptación e igualdad. Todo el mundo caga, tenga la condición que tenga: ricos o pobres, poderosos o débiles, guapos o feos, buenos o malos. Ahora podemos encontrar caganers de cualquier personaje: el rey o la reina caganers, el papa caganer, el presidente caganer, el futbolista caganer o el tertuliano caganer. Es muy curioso como un personaje en actitud y acto tan poco agradable (una persona cagando no se puede considerar un acto estéticamente bello) puede despertar tanta simpatía.


elpiscolabis_elcaganer1

El universo caganer: personajes de Star Wars, artistas musicales, futbolistas, superhéroes, políticos de mayor o menor envergadura…


Todos los personajes representados por la figura de un caganer, tengan la condición que tengan, muestran una imagen de humanidad, intimidad, debilidad…, que acaban despertando la simpatía de quien los observa. Creo que hemos llegado al punto de que el índice de popularidad de un personaje famoso se mide en función de si tiene o no tiene representación como caganer y de si se vende mucho o poco.


No podía acabar este homenaje caganer sin la ilustración musical de Albert Pla y unos cuantos amigos cantando un villancico, “El caganer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: