Sociologia de la alimentación. Situación actual en España

Para poder abordar los problemas de salud, en este caso de alimentación, es necesario conocer qué es lo que se hace mal. Para fomentar el cambio de los hábitos incorrectos y reforzar las conductas saludables debemos saber realmente cómo nos comportamos frente a la alimentación, no solo a nivel individual (antropología alimentaria) sino a nivel de grupo (antropología social).

SociologiaI-300x214

Normalmente los estudios sobre los hábitos alimentarios provienen, o del ámbito de la nutrición, o del ámbito de la economía. El estudio ENHALI-2012 hace, desde un ámbito sociológico, una fotografía actual de cómo comen los españoles.  Este trabajo ha estado coordinado por Cecilia Díaz Méndez, socióloga, y miembro del Grupo de Investigación en Sociología de la Alimentación, de la Universidad de Oviedo.

La sociología analiza los cambios de la sociedad y detecta las tendencias emergentes. Da información sobre las estructuras sociales, las dinámicas de participación y cómo se controlan problemas. En la prevención y corrección de problemas de salud, en este caso derivados de la alimentación, es obvio que su aportación puede ser sumamente importante.

Respecto a nuestro comportamiento alimentario como sociedad, nos podemos plantear muchas preguntas:

  • ¿Cuáles son los hábitos alimentarios actuales y cómo se adapta la alimentación a el entorno cambiante?,
  • ¿Cómo nos organizamos cotidianamente la alimentación?
  • ¿Cuáles son los aspectos más importantes de relación social que tiene la alimentación?
  • ¿Cuáles son los valores y significados que tiene la alimentación para el conjunto de la sociedad?
  • ¿Cómo interacciona la alimentación con la familia, o con el trabajo?

Los estudios sociológicos son utilizados por organismos públicos para diseñar políticas eficaces de salud pública. Y también son muy útiles para la industria alimentaria, para conocer tendencias en el consumo. La información es analizada y utilizada en  el diseño de nuevos productos para cubrir nuevas necesidades, para modificar formatos, cambiar presentaciones o packaging, etc…

Economía, sociedad y cultura, son los pilares fundamentales que sustentan los hábitos alimentarios de la población.


ENHALI-2012

El estudio ENHALI-2012 se hizo, mediante encuesta telefónica, con una muestra de 1500 personas de toda España. Se obtuvieron importantes datos sobre nuestros hábitos alimentarios.

  • Mayoritariamente hacemos dos comidas principales, una al medio día, alrededor de las 14:30 h, y una por la noche, alrededor de las 21:30 h. Muy frecuentemente están enmarcadas en el ámbito familiar (78%)
  • La crisis ha modificado los hábitos de la compra. Entre otros cambios, resulta que el producto fresco se suele adquirir más en el comercio de proximidad (mercado, supermercado de barrio, etc…) que en otro tipo de comercio.
  • La compra de un producto u otro se decide, por orden de importancia, en función del gusto personal o del resto de comensales, de aspectos de salud, y del precio. Es posible que , tal como ha evolucionado la crisis económica, a día de hoy el factor precio tenga más peso en el criterio de decisión.
  • Solo el 20% de los hombres se hacen responsables de la alimentación doméstica, aunque se declaran con capacidad de hacerlo un porcentaje mayor. El perfil es de un hombre de entre 30 y 40 años, con estudios universitarios.
  • Una respuesta frente a la crisis ha sido el que muchas personas se hayan organizado para ir a comer a casa, y cuando eso no es posible, llevarse la fiambrera y comer en el lugar de trabajo o de estudio.
  • En situaciones de riesgo alimentario, ¿quién genera más seguridad?

espana_mapa_silueta

Sobre seguridad alimentaria

El ciudadano busca nuevos referentes que le den seguridad en situaciones de riesgo alimentario. Las diferentes agencias de seguridad alimentaria (EFSA, AECOSAN, ACSA,….) y las asociaciones de consumidores (OCU) son entes que generan confianza en el consumidor. Anteriormente era directamente el Gobierno (o sus ministerios) los referentes. Pero los profesionales sanitarios y los cientícos, siguen siendo los agentes que generan más credibilidad. Con la fuerza en que las redes sociales (Twitter y Facebook fundamentalemente) han calado en amplios sectores de la opinión pública, habría que analizar cómo los líderes de opinión que en dichas plataformas se manifiestan influyen en aspectos de seguridad alimentaria de la población.

Las propias empresas alimentarias o los medios de comunicación (per se) no son un referente que genere más confianza que las agencias se seguridad. La sociedad intenta tener referencias más neutrales.

En general, no somos unos consumidores acostumbrados a efectuar una reclamación formal. Y si se hace, en muchos casos nos limitamos a efectuarla en el punto de venta, dónde hemos adquirido el alimento.

Las generaciones más jóvenes están más abiertas a probar nuevos productos y nuevos formatos de presentación. La gente mayor es más clásica en sus hábitos de consumo alimentario, y les cuesta mucho aceptar innovaciones.

yogur con aloevera-1

Cambios en el consumo relacionados con la salud. La imagen corporal

Se mantiene:

  • El patrón típico de 3 comidas principales: desayuno, comida y cena.
  • El consumo de alimentos congelados y conservas.
  • Poco interés por los precocinados, comida preparada y comida rápida.

Aumenta:

  • El consumo de comida preparada en casa y transportada al centro de trabajo o de estudio
  • El número de comensales solitarios

Sobre el tema de la imagen corporal resulta que un 25% de la población está “a dieta”, de la cual la mitad lo hace para perder peso, motivada de forma muy importante en conseguir mejorar su imagen corporal.

Dulces, precocinados, refrescos azucaradados, snaks y mantequilla son percibidos claramente como alimentos poco saludables, por lo que, independientemente de hacer dieta o no, se evita su consumo.

La mayoría de la población no evita comer pan, ni patatas (se percibe como verdura, no como alimento farináceo) ni leche, a no ser que esté sometido a un régimen alimentario.

Estar sano equivale a tener un peso socialmente aceptado, situado más bien en el margen de la delgadez. La publicidad es muy influyente en la difusión de este mensaje.

Al margen de temas de salud, ejercer un control firme sobre la forma del propio cuerpo implica tener un mayor prestigio social, al ser valorado este hecho de forma muy positiva.


Propósito de enmienda

La gente se propone aplicar ciertas mejoras a sus hábitos alimentarios. En general habla de comer más despacio, informarse más sobre los alimentos, reducir la cantidad de comida por ingesta, desayunar mejor, y reducir la sal y el azúcar en la dieta.


En general, la población española muestra bastante satisfacción y complacencia con su estilo de alimentación, pero los indicadores de salud no apuntan a que se hagan las cosas demasiado bien. La percepción de lo que es la alimentación saludable quizá no sea la adecuada, y en ese sentido no se toman las decisiones alimentarias más acertadas para la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: